Bandalos te invita a subscribirte a nuestro canal de YouTube: www.youtube.com/c/Bandalos

Bandalos te invita a subscribirte a nuestro canal de YouTube: www.youtube.com/c/Bandalos

«Botero creó un estilo único y denunció crímenes en su obra»

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

«Botero creó un estilo único y denunció crímenes en su obra»

Cuota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

El escritor colombiano, hijo del maestro FERNANDO BOTERO, habló en exclusiva con Bandalos sobre el Informe de la Comisión de la Verdad, el gobierno de PETRO, la obra artística de su padre, literatura y sobre su último libro «Los hechos casuales».

Aquí la entrevista.

Una metrópoli como Bogotá sin Metro

BANDALOS – ¿Qué opina que una ciudad tan gigantesca como Bogotá, no tenga un Metro como sistema de transporte, después de 70 años de estudios y proyectos?

JUAN CARLOS BOTERO – Yo creo que ha sido básicamente falta de visión de parte de los gobernantes. El metro es una necesidad urgente, no de ahora, desde hace 30 años. La verdad es que ha habido un fracaso generalizado de parte de los gobiernos. No puede ser que Bogotá sea una de las pocas capitales de América Latina que no tenga metro.

El transporte público en Bogotá es muy deficiente, la ciudadanía reclama con urgencia un Metro y tienen que hacer algo realmente inmediato para solucionar este problema, que es una crisis prácticamente explosiva.

La resistencia de muchos a conocer la Verdad

B- En una de sus columnas se refiere a la verdad y ahora la Comisión de la Verdad terminó su mandato y hay un esfuerzo porque todavía la sociedad colombiana está dividida entre creer o no esa verdad.

JCB – Yo tengo un concepto muy alto de la Comisión de la Verdad, tengo una admiración profunda por el padre DE ROUX, creo que ha hecho un trabajo espectacular y los comisionados en general han hecho un trabajo realmente admirable de más de cuatro años trabajando sin parar, casi 30.000 testimonios, han logrado rastrear los orígenes del conflicto de Colombia, tenemos prácticamente 9 millones de víctimas.

Es un trabajo fundamental para la sociedad, para la reconciliación y para la verdad y es un logro innegable. Es un acto de miopía tratar de negarlo, tratar de desconocerlo. Al contrario, merecen un aplauso de pie de todo el país por esa comisión que ha hecho un trabajo excepcional y Colombia necesitaba este trabajo para empezar a reconciliarnos, entender lo que nos ha pasado. La verdad es fundamental, limpia y purifica.

B- ¿Qué piensa del Informe de la Comisión?

JCB- Hay muchos intereses atrincherados en que no se conozca la verdad, hay muchas personas que han estado involucradas de manera directa o indirecta en la violencia en Colombia. Prefieren que eso no se sepa, siempre pasa así, siempre hay una resistencia cuando la verdad sale a relucir.

Hay un caso muy significativo que muestra lo que son esos momentos históricos: cuando RICHARD NIXON en los años 70 fue acusado por espionaje a la oposición, gracias al trabajo periodístico de dos reporteros del Washington Post, más de la mitad de la gente seguía creyendo en NIXON. Hoy en día nadie cree en la inocencia de NIXON y todo el país reconoce que cometió delitos que merecían la pérdida de la investidura. De igual manera espero que algo similar suceda en Colombia, que con el paso del tiempo cada vez haya más voces a favor, aplaudiendo y reconociendo la validez del trabajo de la Comisión y lo que ellos han destapado.

La “Extradición estratégica”

B- El presidente PETRO anunció una política de extradición y es un tema que usted ha cubierto en su tesis de “extradición estratégica” desde 1996 y en varias de sus columnas desde entonces. ¿Qué es las “extradición estratégica” y qué opina que PETRO esté adoptando su tesis?

JCB – Me parece maravilloso que PETRO asuma la teoría, me complace mucho que le encuentren validez a la teoría que plantee hace mucho tiempo. Creo que es una salida necesaria para el país, habría que hacer unos retoques para nuestra realidad. Como bien dices, yo planteé esa teoría en 1996, hice este planteamiento en ese momento porque estábamos viendo una situación dramática en Colombia y era que las autoridades asestaban golpes fulminantes a las cabezas de los carteles, pero el negocio del narcotráfico.

El objetivo de esta propuesta era no solo acabar con los cárteles, sino acabar con el negocio del narcotráfico en Colombia aplicando los instrumentos que el Estado ya ha estado utilizando y que han mostrado su eficacia, incluyendo la policía depurada, el acoso del bloque búsqueda y el pago de recompensas; pero añadiendo una aplicación novedosa provechosa y creativa de la extradición, para volver inviable el negocio.

Consiste en aplicar la extradición de una manera que imposibilite la renovación de los cargos en un cartel, entonces se aplicará para toda capturado, excepto a los narcos que se sometan a las autoridades de Colombia, que colaboren con la verdad, que entreguen bienes, que entreguen rutas. Ahora, cualquier narcotraficante que ya habiendo purgado su pena o desde la cárcel vuelva a reincidir, sería apto para ser extraditado. Estoy encantado de que la utilicen, para eso la escribí, para para que sea utilizada y obviamente pueden contar conmigo para cualquier aporte que pueda hacer.

Primeros días del gobierno de PETRO

B- ¿Qué opinión tiene sobre este nuevo gobierno?

JCB – En primer lugar, estoy muy contento que no haya ganado la presidencia RODOLFO HERNÁNDEZ, eso me parecía una situación dramática que ocurriera, un admirador de HITLER, que no tenía ninguna experiencia y ninguna estructura intelectual para manejar un país tan complejo como Colombia, hubiera sido realmente desastroso.

Está muy temprano para hacer un juicio categórico sobre el gobierno de GUSTAVO PETRO, pero hay varios elementos que celebro: gran parte de los nombramientos han sido muy acertados, son personas muy estructuradas, muy preparadas. Hay cosas que me preocupan naturalmente, la reforma tributaria me inquieta; me preocupa el lema de la “Paz Total” que el presidente utilizó para encabezar su lucha por la paz, pero me incomoda un poco porque el concepto de “Paz Total” es imposible, por naturaleza imposible de cumplir y me preocupa que esto llegue a crear expectativas desmesuradas y una frustración nacional. Soy partidario de sugerir un nombre alterno, simplemente “la paz”.

Hay que tener mucho cuidado con el tema de las expectativas, porque obviamente la gente eligió a PETRO con la aspiración de lograr un cambio sustancial, un cambio que va a partir la historia de Colombia prácticamente en dos, eso es muy difícil de lograr y cualquier cosa por debajo de eso se puede interpretar como una frustración.

Literatura

B- Usted es un excelente escritor y ha ganado varios premios. ¿Qué autores está leyendo y cuáles nos recomienda?

JCB- Afortunadamente en Colombia tenemos una cosecha de grandes autores de mi generación y más jóvenes todavía. Si hace 40 años figuraban pocos talentos encabezados por GARCÍA MARQUEZ, que para mí es el novelista en castellano más importante después de CERVANTES, pues hoy día la situación es muy diferente. Tenemos abundancia de grandes talentos como MARIO MENDOZA o RICARDO SILVA, pero no quiero hacer una lista porque siempre se deja por fuera a algunos colegas. Estoy leyendo a ARTURO PEREZ REVERTE, lo leo con mucha frecuencia, me parece un talento verdaderamente abrumador, que cada dos años produce una novela monumental.

B- Este año se conmemoran los 100 años del natalicio de JOSE SARAMAGO, Nobel de Literatura de Portugal. ¿Qué opinión le merece este gigante de las letras?

JCB – Desafortunadamente no soy experto en SARAMAGO, he leído algunas novelas que me han gustado mucho, pero no tengo la autoridad para emitir una opinión responsable sobre él, a diferencia de otros autores como HEMINGWAY o FAULKNER, también muchos latinoamericanos como RULFO, VARGAS LLOSA o GARCIA MARQUEZ. Con SARAMAGO tengo una deuda, más allá que “El ensayo sobre la ceguera” ha sido uno de los que más me han deslumbrado.

B- A propósito de su revisión de GARCÍA MÁRQUEZ, ¿qué opina de su legado para Colombia?

JCB- Creo que fue un talento inusitado en la historia de las letras en castellano. Cuando miras lo que fue la historia de la novela en castellano, después de CERVANTES, curiosamente se extiende un silencio de siglos. Hay que pensar que el primer novelista importante después de CERVANTES es BENITO PEREZ GALDOS, que nace en 1843, el mismo año de HENRY JAMES. Eso nos pone en perspectiva lo que estaba pasando en España, en Estados Unidos, en Inglaterra, Francia y Rusia; países con una producción extraordinaria de grandes novelistas.

Me parece que GARCIA MARQUEZ sobresale de una manera fundamental. Si miras los ganadores del Nobel desde el año 1982, a pesar diversidad de lenguas, no hay uno solo que no haya reconocido ser discípulo o admirador de GARCIA MARQUEZ, eso no pasa con ningún otro escritor de América Latina. Entonces, se trata de un talento formidable.

B- En este mundo digital y con tantas distracciones, ¿qué se puede hacer para que la gente lea más?

JCB- Muy buena pregunta porque me preocupa que estamos viviendo una época dorada de la televisión, por lo que la tentación para no leer es muy grande. No hay nada como la lectura. Creo que la literatura es una función social indispensable y que Colombia tiene una tarea urgente porque la buena lectura se traduce en tolerancia.

Cuando te estás enfrentado a personas más inteligentes que tú, los autores literarios te permiten relativizar las ideas y posturas, lo que te da herramientas para tener un diálogo que enriquezca el contacto y eso se traduce en tolerancia. Fíjate que en Colombia gran parte de la violencia obedece a la intolerancia, entonces creo que el antídoto ya existe, es la lectura, la literatura. La buena lectura hay que fomentarla y para eso hay muchas cosas que se pueden hacer, empezando con una buena tarea de los colegios.

La obra universal de FERNANDO BOTERO

B- Estamos en la celebración de los 90 años del maestro FERNANDO BOTERO, su padre, uno de los artistas más reconocidos del mundo. ¿Qué es lo que más le admira desde el punto de vista artístico?

JCB – Efectivamente se celebró hace poco los 90 años de mi padre, en un evento familiar muy pequeño y sencillo. Él, de una manera increíble, sigue trabajando a los 90 años, está haciendo unas acuarelas preciosas.

Lo que más admiro de mi padre son dos cosas: la primera, es haber creado un estilo propio original y fácil de reconocer por cualquier persona del mundo. Puede que le guste o no, pero sí la reconoce como un “Botero” y eso me parece meritorio, porque en el estilo están condensadas la totalidad de las ideas, las condiciones fundamentales del artista, sobre todo los elementos que se integran a una obra de arte, como la composición, la armonía, la belleza, la sensualidad, los colores, la temática, etc. La imagen integra la totalidad de una filosofía y esto es un estilo. Por eso decía MIGUEL ANGEL que los artistas no pintan con las manos, sino con el cerebro. Que BOTERO haya creado un estilo tan reconocible me parece mérito.

El otro aspecto que más admiro es su coraje. BOTERO ha tenido una carrera muy valiente de su parte, como haber pintado cuadros satíricos de la Iglesia Católica en los años 50 y 60, punturas satíricas de las dictaduras latinoamericanas en los años 60 y 70, condenar con su obra a la guerrilla y el narcotráfico en Colombia. También fue muy valiente la condena a las torturas de Estados Unidos en Irak en el 2004.

En general, BOTERO siempre defendió el placer del deleite estético por encima de todo, cuando hoy en día la tendencia al arte va en dirección contraria. Hoy está haciendo unos pequeños medallones de Marfil bellísimos. Mi padre sigue explorando técnicas asombrosas y se mantiene con gran entusiasmo.

B- ¿Cuál es el significado de esa exaltación de volumen y de esa monumentalidad en la obra de BOTERO?

JCB- A mi padre lo que más placer le produce es la comprobación del volumen, para él eso se traduce en sensualidad. Volumen y monumentalidad. Descubrió su estilo en 1957 cuando trazó una mandolina y se dio cuenta que ahí había una semilla fundamental que le permitía exaltar el volumen hasta llevarlo al extremo de la radicalidad. Por eso sus obras tienen ese gran deleite estético y se nota no solo la pintura, sino en la escultura, las personas tienen un gran deleite en el deseo de acariciar las formas de esa belleza artística, algo en lo que él es un gran maestro.

B- ¿Cuál es su obra favorita de BOTERO?

JCB- Tengo varias, pero hay una que me seduce de manera especial y es la de mi hermanito PEDRO a caballo, que está en el Museo de Antioquia.

Es un cuadro que hizo mi padre sobre mi hermano, que falleció cuando tenía cuatro años, en 1974 y el primer cuadro que él pudo pintar después del accidente, que fue terrible, devastador para la familia, porque murió PEDRITO y mi padre casi pierde la mano.

Fue necesario amputarle parte de un dedo y es el primer cuadro que pudo pintar luego del accidente. Es un cuadro de una belleza sublime porque está montado en su caballo de juguete y al lado hay una casita de muñecas, donde está mi padre, la madre de PEDRITO, CECILIA ZAMBRANO, ambos vestidos de luto, asomados al vacío por las ventanas de la casita de muñecas.

Es una obra muy simbólica, muy significativa y a mí me conmueve. Yo no puedo ver ese cuadro cuando estoy delante de personas, sin que se me salga una lágrima.

B- El maestro BOTERO ha sido un gran donador de obras de arte para Colombia. Desde pinturas de PICASO, hasta CHAGAL y MONET.

JCB- Acuérdate que él nació en 1932 y en Medellín, en esa época, era imposible que un pintor tuviera acceso a ver una un cuadro original. Cuando él empezó a descubrir la pintura, no pudo ver un original hasta muchos años después.

En ese sentido hay una gran diferencia entre la literatura y la pintura. Tú vas a cualquier librería y encuentras un ejemplar del Quijote y lo lees como CERVANTES lo escribió. Con la pintura no es así. Con las reproducciones pictóricas se pierde muchísimo.

Tienes que ver las obras en original, en vivo y en directo, porque se pierde la textura, se pierde gran parte de lo que es la sensación que produce el tamaño del cuadro, como el cuadro de DALÍ de los relojes, o en las Meninas de VELÁSQUEZ.

Mi padre siempre ha querido que Colombia tuviera la posibilidad de que la gente pudiera ver las obras originales, por eso tomó la decisión de regalar la totalidad de su colección privada de 35 años. Fue un acto de generosidad incomparable. Para darte una idea de lo que ha sido su vocación de filantropía y de desprendimiento, lo que dio a Colombia es menos de la mitad de lo que ha regalado a lo largo de su vida, porque ha regalado a museos del mundo más de 700 obras.

BOTERO cree que las personas que han tenido la buena fortuna en la vida, deben corresponder a su país y la manera en que lo ha hecho es en su campo, regalando en vida toda su colección privada, algo de lo que yo vivo orgulloso.

Periodismo

B- ¿Qué lo llevó a usted a volverse periodista y qué piensa del estado actual del periodismo en Colombia?  

JCB- Ante todo, soy escritor, cuentista, novelista y ensayista. El 21 de septiembre se lanza mi nueva novela que se llama “Los hechos casuales”. Primero en Medellín, después en Bogotá.

Escribo como columnista en El Espectador y las escribo cuando estoy “cabreado”, molesto y en Colombia hay muchos motivos para estar indignado. Los últimos cuatro años fueron d permanente indignación. Denuncio, pero también trato de aportar soluciones dentro de mis capacidades.

¿Cómo está el periodismo en Colombia? Lo veo con gran preocupación. Hay unos grupos periodísticos que se están alineando según sus intereses económicos. Eso me preocupa muchísimo, se pierde la objetividad y la neutralidad en la noticia, se contamina la transmisión de la información.

Hay muy pocos medios de alcance nacional hoy día que son realmente independientes, porque la mayoría están obedeciendo a una serie de intereses económicos y eso es muy perjudicial para una democracia.

B- Cuéntenos más de su novela “Los hechos casuales” próxima a ser lanzada.

JCB- Es una novela en la que trabajé muchísimos años. Estoy muy contento de publicar y creo que va a salir muy bien. Se sumerge en un escenario de la época de la violencia en Colombia. En ese contexto hay dos personajes fundamentales, que tiene una amistad que hace interrumpida durante casi 30 años, pero al personaje principal todo importante que sucede en la vida es a raíz de hechos casuales, esos acontecimientos pequeños fortuitos, que ocurren en la vida que son frutos del azar, de la buena o mala suerte, que producen cambios inesperados, a veces trascendentales para la persona y también a nivel mundial para las naciones.

Me aprovecho de esa temática para contar no solo los hechos casuales que ocurren en personas, sino también para la humanidad; por ejemplo, esa cadena de eslabones de actos aparentemente fortuitos, como el inicio de la Primera Guerra Mundial, la caída del Muro de Berlín, etc.

Hay varias anécdotas muy interesantes y muestran lo precario que es nuestra existencia, lo frágil y delicado que es la vida, porque está sujeta a trivialidades que no controlamos y que pueden cambiar la vida de una manera inesperada y culminante en un instante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Únete a Bandalos magazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.