Bandalos te invita a subscribirte a nuestro canal de YouTube: www.youtube.com/c/Bandalos

Bandalos te invita a subscribirte a nuestro canal de YouTube: www.youtube.com/c/Bandalos

De Múnich a Moscú

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Peter Singer

De Múnich a Moscú

Cuota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Peter Singer

1 de marzo de 2022

PRINCETON – La justificación del presidente ruso Vladimir Putin para invadir Ucrania no fue muy original. Como han señalado otros, su afirmación de que fue necesario por el «genocidio» llevado a cabo contra los rusos étnicos en la región de Dombás, recuerda la estrategia de Hitler para destruir la Checoslovaquia democrática en el período previo a la Segunda Guerra Mundial.

Hitler amenazó con invadir Checoslovaquia para incluir a los distritos fronterizos del Reich con una población de habla alemana. No tuvo que invadir, porque los líderes del Reino Unido, Francia e Italia, con la carnicería de la Gran Guerra aún en la memoria de todos, accedieron a sus demandas en la conferencia de Múnich de 1938. Sin embargo, en seis meses, los nazis violaron el Acuerdo de Múnich, establecieron el Protectorado de Bohemia y Moravia en las tierras checas y crearon un Estado títere eslovaco nominalmente independiente. Hitler luego comenzó a reclamar una porción de Polonia.

El ataque de Putin contra Ucrania comenzó de manera similar, con la toma de Crimea y el establecimiento de dos pequeños estados respaldados por el Kremlin en la región de Dombás oriental, de habla rusa en 2014. Esta fue una violación flagrante del Memorando de Budapest sobre garantías de seguridad, según que Ucrania, junto con Bielorrusia y Kazajstán, renunciaron a los arsenales nucleares que habían heredado de la Unión Soviética. A cambio, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos aseguraron que respetarían la soberanía y la independencia de los tres países dentro de sus fronteras existentes.

Así como el Reino Unido y Francia no tomaron medidas serias cuando Hitler rompió progresivamente el Tratado de Versalles, ningún país hizo nada lo suficientemente serio como para que los rusos se arrepintieran de la popular anexión de Crimea y el fomento del separatismo en Dombás.

El reclamo de Hitler sobre los Sudetes de Checoslovaquia , dijo en ese momento, fue «mi último reclamo territorial en Europa». Pero cualquiera que haya leído Mein Kampf debería haber sabido acerca de sus ambiciones de crear un Lebensraum para los alemanes en Europa del Este. Del mismo modo, podemos sospechar razonablemente que Putin, quien ha descrito la disolución de la Unión Soviética como un desastre, quiere restaurar el dominio ruso sobre el antiguo territorio soviético. Si Putin puede ocupar Ucrania e instalar un régimen títere, ¿serán los siguientes Estados bálticos exsoviéticos, especialmente Estonia y Letonia, con sus grandes minorías de habla rusa?

Putin tiene una gran ventaja de la que afortunadamente Hitler carecía: armas nucleares. Putin advirtió a los países que podrían intentar interferir en la “operación militar” de Rusia en Ucrania probando un misil con capacidad nuclear poco antes de lanzar la invasión, y dijo que cualquier país que intervenga enfrentará “consecuencias que nunca han visto”. Cuatro días después de que comenzará la invasión, puso en alerta a las fuerzas nucleares de Rusia.

Entonces, ¿cómo se puede detener a Putin?

Ya se están imponiendo sanciones económicas, se está cerrando el espacio aéreo a los aviones rusos y están comenzando los boicots a los productos rusos. Los países vecinos, especialmente Polonia, también deberían cerrar las rutas terrestres a los camiones rusos. Lamentablemente, estas medidas perjudicarán a todos los rusos, incluidos los que se oponen a la guerra. Pero, ¿hay alguna otra forma de evitar que Putin logre sus objetivos?

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, ha permanecido valientemente en Kiev, reuniendo a los ucranianos para luchar contra el avance de los rusos. Si pueden infligir costos significativos a las fuerzas de Rusia, eso podría ayudar a detener a Putin, aunque la mayoría de los expertos militares creen que una victoria militar rusa es inevitable.

Quizás reconociendo esto, Zelensky ha pedido al pueblo ruso que detenga la guerra. Muchos rusos están tratando de hacer precisamente eso. Después de que se anunció la invasión, hubo protestas en aproximadamente 55 ciudades de Rusia. Una organización de monitoreo independiente dice que 5000 personas han sido arrestadas por participar en protestas sin permiso previo, pero muchas más continúan protestando. En el momento de escribir este artículo, más de un millón de valientes rusos han puesto sus nombres en una petición de «Alto a la guerra».

Las protestas no han parado ahí. Dmitry Muratov, ganador del Premio Nobel de la Paz 2021 y editor de Novaya Gazeta, uno de los últimos periódicos independientes que quedan en Rusia, publicó un video en el que pedía a los rusos que se rebelaran contra la guerra, diciendo que: “Solo el movimiento contra la guerra de los rusos puede salvar la vida en este planeta”.

Yelena Kovalskaya, directora del Centro de Teatro Meyerhold, administrado por el estado, renunció en protesta por el ataque a Ucrania y dijo: “Es imposible trabajar para un asesino y recibir un salario de él”. Más de 150 científicos y periodistas científicos firmaron una carta, publicada en un sitio web científico ruso, lamentando que Rusia se haya condenado a sí misma al aislamiento y al estatus de estado canalla. Un número similar de diputados municipales de muchas ciudades firmaron una carta condenando el ataque como “una atrocidad sin precedentes”, y agregaron que “las esperanzas de una buena vida en Rusia se están desmoronando ante nuestros ojos”.

Lo que también se necesita ahora es que los soldados rusos en Ucrania dejen de luchar en una guerra injusta. Informes no confirmados indican que algunos ya se han negado a entrar en Ucrania. Los rusos tienen acceso a una amplia gama de información más allá de la propaganda de sus medios estatales, por lo que deben saber que son parte de una guerra de agresión. Matar intencionalmente a personas sin causa suficiente es asesinato, y eso es lo que harán los soldados rusos si obedecen las órdenes de atacar a los ucranianos con armas letales. Obedecer órdenes no es excusa, como no lo fue para los que estaban bajo el mando de Hitler.

De ahora en adelante, mientras Putin siga siendo el líder de Rusia, el país debe ser visto como un paria internacional. Las sanciones deben ser lo suficientemente fuertes para garantizar que los rusos vean desmoronarse sus esperanzas de una buena vida.

Esto es especialmente injusto para quienes se han opuesto públicamente a la guerra. Pero, ¿de qué otra manera pueden esperar reemplazar a Putin con alguien que esté preparado para cumplir con los principios morales y el derecho internacional? A veces, los vencidos llegan a ver su sufrimiento como una liberación. Pregúntale a los alemanes de hoy.

Peter Singer, profesor de Bioética en la Universidad de Princeton, es fundador de la organización sin fines de lucro The Life You Can Save [Salvar una vida] (que surgió gracias al libro que publicó con el mismo nombre). Otros de sus libros son Liberación AnimalPractical Ethics [Ética práctica] y Ethics in the Real World [Ética en el mundo real].

Copyright: Project Syndicate, 2022.www.project-syndicate.org

* Autorizada su publicación para ẞandalos por Peter Singer Project Syndycate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Únete a Bandalos magazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.