Bandalos te invita a subscribirte a nuestro canal de YouTube: www.youtube.com/c/Bandalos

Bandalos te invita a subscribirte a nuestro canal de YouTube: www.youtube.com/c/Bandalos

Es hora de votar, votar, votar

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

Es hora de votar, votar, votar

Cuota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

El que cuenta y reparte se lleva la mejor parte. Esta frase parece particularmente cierta en Colombia, donde uno de los grandes obstáculos para la democracia es la falta de credibilidad de la registraduría y del proceso electoral. En un país donde el voto no es obligatorio y el 50% no vota, es fácil para las maquinarias políticas comprar votos y ganar cómodamente las mayorías del congreso y aun de la presidencia sin hacer mayor esfuerzo.

Hay que empezar por la falta de educación sobre la importancia del congreso. Muchos colombianos desconocen que tienen derecho a tres votos: cámara de representantes, senado y presidencia.  Dentro de Colombia o en el exterior.

En el 2022 es imperativo votar, ejercer el derecho al voto y tener fé en que muchos más colombianos que desean cambio y rechazan la corrupción y la barbarie actual harán los mismo. Unidos somos más dice el lema, y nunca fue más cierto que en estas elecciones.  Frente a un país agobiado por corrupción descarada, hambre y violencia, es hora de vencer los miedos y las barreras que existen y salir a votar como nunca. Chile nos da el ejemplo. los jóvenes y mujeres votaron excediendo todo pronostico.

¿Cuáles son las barreras que los colombianos tendrán que enfrentar el 2022 para derrotar a los corruptos aferrados al poder que han saqueado al país, lo han endeudado y lo han dejado en el atraso sin educación, salud, pensión o una economía sostenible?

La registraduría y el contrato con INDRA para conteo de votos en 2022

Adicionalmente, la confianza de los colombianos en la registraduría ha sido afectada por escándalos en los formularios E-14 que mostraban descaradamente la alteración de resultados en mesas electorales, el permitir votos con fotocopias y las dudas sobre la auditoria del software.

Pero lo más preocupante, es que la registraduría, adjudicó un contrato a INDRA, el día 29 de diciembre, 2021 sin una licitación organizada para que contara los votos en las elecciones colombianas.

INDRA es una empresa de España, salpicada en varios escándalos de corrupción.  Esto debe ser una alarma para todos y necesita de auditorías de todos los partidos y una auditoria internacional.

Juan Carlos Monedero en entrevista con Bandalos, dijo que es critico auditar a INDRA y que PODEMOS comunicará esto al gobierno español.

Compra de votos y la fiscalia

Los colombianos piensan que una gran parte de los votos que eligen al congreso y a la presidencia son el resultado de compra de votos y una maquinaria clientelista.

Es difícil negarlo cuando hasta el día de hoy podemos recordar al exfiscal Martínez hablando de las elecciones del 2018 donde dijo a los medios:  «el país va a quedar escandalizado» con las “prácticas nausebundas en materia electoral.”

Néstor Humberto Martínez, reveló en rueda de prensa que existía una red nacional de compra de votos en las elecciones de Congreso de la República, donde se encontraron distintas modalidades de corrupción y pago a electores, y donde, según información de la Fiscalía habría más de 2.000 intermediarios que favorecieron candidaturas al Congreso.

El Fiscal habló de la operación Casablanca, donde Aida Merlano, resultó implicada y añadió que había más campañas electorales implicadas. En noviembre de 2018, la Fiscalía compulsó copias a la Corte Suprema de Justicia para que se investigara al senador Arturo Char Chaljub por su “posible participación en la financiación de actividades que atentan contra la participación democrática”.

También habló de una red de compra de votos en Medellín a favor de Margarita Restrepo candidata a representante a la Cámara donde ofrecían viajes a San Andrés, televisores y tabletas, por $350.000 a favor de votar por la candidata.

Con respecto a María Fernanda Cabal, la Fiscalía señaló: «Desde noviembre de 2017, Julián Gutiérrez, contratista de la Secretaría de Integración Social de Bogotá, supuestamente exigió a las profesoras de jardines infantiles de la localidad de Kennedy que votaran de forma direccionada por el candidato a la Cámara, Diego Caro, y su fórmula al Senado, María Fernanda Cabal, con la amenaza de que, en caso de no hacerlo, no se les renovarían sus contratos».

También salió a flote un caso en el Cauca de 250 votos marcados por la misma persona.

La ñeñepolítica

Existen 1,500 grabaciones donde el «Ñeñe» Hernández tiene conversaciones telefónicas con María Claudia «Caya» Daza, colaboradora de Uribe, respecto de los 1.000 millones de pesos destinados a la compra de votos para elegir al presidente Iván Duque.

En este proceso que se conoce como «Ñeñepolítica» hay datos que indican que votos fueron comprados en más de seis departamentos para garantizar la elección del actual presidente.

Hay datos tales como la visita de José Obdulio Gaviria a La Guajira, así como Iván Duque, que no estaban declaradas en las cuentas oficiales de la campaña . Estos datos que fueron aportados por Luigi Echeverry a la Corte Suprema, en el marco de la investigación por corrupción electoral, arroja descrédito y permite la conclusión de que existieron gastos por fuera de la contabilidad.

Y aunque las grabaciones existen y los datos abundan, esta investigación sigue sin resolverse en la Corte Suprema. 

Sin embargo, el Consejo Nacional Electoral determinó el archivo de la investigación contra el presidente Iván Duque por la presunta financiación del reconocido empresario José Guillermo ‘Ñeñe’ Hernández a la campaña del candidato presidencial en 2018.  El argumento fue que “El doctor Iván Duque, «no tuvo conocimiento de estos dineros en tanto que dichos dineros no ingresaron a la campaña electoral”.

El magistrado del Consejo Nacional Electoral Luis Guillermo Pérez se apartó de la mayoría de la Sala Plena del Consejo Nacional Electoral. El magistrado criticó varias fases de la investigación, incluyendo el por qué no se recabó en la información con relación al Ñeñe Hernández. La comisión concluyó que “si bien quedaba claro que simpatizaba con la campaña presidencial de Iván Duque, no se habría podido demostrar que hubiese contribuido o que hubiese conseguido dinero para la misma”.

El magistrado manifestó extrañeza por las conclusiones, porque, a su juicio, que el Ñeñe Hernández asistiera a la posesión presidencial de Duque genera cuestionamientos. “La comisión no indagó por las razones de su asistencia, que podría ser un gran indicio de su participación en la campaña en más que su mera ‘afinidad’ al proyecto del futuro presidente y al entorno de su partido político”, dejó como cuestionamiento.

La falta de transparencia en los procesos de investigación y la falta de confianza en las instituciones que las adelantan es una estocada para la democracia. Es la solidez de las instituciones lo que permite que se confíe en el proceso electoral, uno en que hoy, la mayoría de los ciudadanos no confía.

¿Qué podemos hacer los colombianos?  Votar, votar, votar

La principal arma de los que están en el poder es que la gente no salga a votar. Entre menos voten, menos votos tienen que comprar, más fácil es modificar resultados, más fácil es ganar a la voluntad de la gente.

Entre menos la gente confíe en el proceso, menos posible que salgan de sus casas, menos posible que sean derrotados.

A pesar de la válida desconfianza en la registraduría, a pesar de que existe una maquinaria clientelista y de compra de votos, depende de los colombianos vencer estas barreras saliendo a votar. 

Así paso en Chile. La gente salió masivamente, salieron los jóvenes a votar por primera vez en forma representativa. Salieron las mujeres a defender sus derechos y votar por un gobierno progresista. En todo país han tratado de robarse las elecciones.  Pero solo en los países donde la gente este agotada de lo mismo, donde la gente entienda el valor de su derecho al voto, algo se puede cambiar. 

Cada uno tiene un solo voto, pero esos votos unidos, pueden ser miles, pueden ser millones.

En vísperas de elecciones de congreso donde se esperan 20 millones de votos decidirán las curules de los que legislan y deciden presupuestos de salud, educación, derechos laborales y de pensión, decisiones tributarias, es imperativo que la gente vote y considere registrarse como testigo electoral.

Generalmente la falta de esperanza o falta de conocimiento de la importancia del congreso en la vida diaria de cada colombiano llevan a la abstención electoral. La gente se queja todo el año pero en el momento de hacerse escuchar, no vota.  En el 2022, quizás esto cambie. Quizás más jóvenes, más trabajadores, más mujeres, más afros, más minorías decidan salir a votar dignamente y sin vender su voto y decidan renovar un congreso que le ha fallado constantemente al país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Únete a Bandalos magazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.