Bandalos te invita a subscribirte a nuestro canal de YouTube: www.youtube.com/c/Bandalos

Bandalos te invita a subscribirte a nuestro canal de YouTube: www.youtube.com/c/Bandalos

¿Libertad de expresión para quién?

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Peter Singer

¿Libertad de expresión para quién?

Cuota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Peter Singer

Elon Musk afirma ser un «absolutista de la libertad de expresión». Pero es posible que el nuevo dueño de Twitter ya esté reconociendo la necesidad de distinguir entre el discurso que apela a la razón y la evidencia, o busca ampliar nuestra empatía y comprensión, en un esfuerzo por persuadirnos, y el discurso que busca vilipendiar a otros y despertar el odio contra ellos.

PRINCETON – ¿Cómo es posible que un hombre que ha vetado a 83 millones de personas de Twitter pueda usar libremente la plataforma para publicar sus mensajes denigrando a las mujeres y apoyando el brutal ataque contra el escritor Salman Rushdie? Me refiero al líder de la República Islámica de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, cuyo gobierno está matando a mujeres jóvenes que quieren poder mostrar su cabello en público.

Durante varios años, el activista iraní-estadounidense Masih Alinejad ha pedido que se prohíba a Khamenei en Twitter. El mes pasado, junto con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, recibió el premio Oxi Courage Award 2022 en el Instituto de la Paz de los Estados Unidos. La oposición a Jamenei sí requiere coraje, como lo demuestra el ataque a Rushdie en agosto pasado, que se remonta a la fatua de 1989 emitida por el predecesor de Jamenei, el ayatolá Jomeini, que condenó a Rushdie a muerte por blasfemia.

Recientemente, en 2019, Khamenei calificó este veredicto de “sólido e irrevocable”, y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán se negó a reprochar al atacante de Rushdie y, en cambio, culpó a Rushdie. La propia Alinejad ha estado bajo la protección del FBI desde agosto, cuando la policía arrestó y acusó a un hombre de conspirar para matarla.

Ahora que Elon Musk compró Twitter, la campaña para prohibir a Khamenei busca influir en él. En una carta reciente dirigida a los anunciantes de Twitter, Musk escribió que adquirió Twitter porque «es importante para el futuro de la civilización tener una plaza pública digital común, donde se pueda debatir una amplia gama de creencias de manera saludable, sin recurrir a violencia.» De lo contrario, advierte Musk, la oportunidad de diálogo en las redes sociales se dividirá en «cámaras de eco de extrema derecha y extrema izquierda que generan más odio y dividen a nuestra sociedad».

Comparto la preocupación de Musk sobre lo que él llama «el virus de la mente despierta» (la disposición a atacar a las personas que defienden posiciones que se perciben como políticamente incorrectas) y la ausencia de un diálogo genuino en todo el espectro político. Por eso soy uno de los editores fundadores del Journal of Controversial Ideas, que acaba de publicar su tercer número. Al igual que Twitter, nuestra revista ofrece la opción de publicar bajo seudónimo, aunque en otros aspectos somos polos opuestos. Twitter limita los mensajes a 280 caracteres, mientras que aceptamos artículos de hasta 12.000 palabras. No es casualidad que 240 millones de personas usen Twitter, mientras que nos complació obtener 50 000 visitas (mucho para una revista académica) en nuestro primer año.

La referencia de Musk a debatir creencias de una “manera saludable” está abierta a varias interpretaciones, algunas de ellas muy restrictivas de la libertad de expresión. Pero sea lo que sea que signifique, la pregunta sigue siendo cómo se puede hacer. En Journal of Controversial Ideas, enviamos todos los artículos que pasan una evaluación inicial a expertos para una revisión independiente, en un formulario que no identifica al autor, y tratamos las respuestas a los artículos que publicamos de manera similar. Buscamos argumentos bien razonados, no polémicas.

Desde nuestra convocatoria inicial de artículos hace más de un año, hemos recibido cerca de 300 presentaciones; nuestra tasa de aceptación actual es del 12%. Twitter, por el contrario, tiene 6.000 publicaciones nuevas cada segundo. Incluso para una empresa de $ 44 mil millones, emplear a suficientes personas para examinar que muchos tweets no son económicamente viables, y Musk, según se informa, planea despedir a alrededor del 25% de los empleados de Twitter, en lugar de contratar a más. La inteligencia artificial podría ser la respuesta, pero en la actualidad no es capaz de distinguir de forma fiable entre los tuits que hacen contribuciones positivas a los debates y los que promueven el odio y la división social que Musk quiere evitar.

Musk se ha descrito a sí mismo como un “absolutista de la libertad de expresión”. Recibió su exitosa toma de control de Twitter, que tiene un pájaro azul como logo, tuiteando, “el pájaro está liberado”. Sin embargo, levantar todas las restricciones sobre lo que se puede publicar en Twitter no es la forma de promover el debate de una “manera sana” entre personas con puntos de partida muy diferentes. Eso queda claro a partir de los más de 1200 tuits y retuits racistas y antisemitas que aparecieron en el sitio en una campaña coordinada programada para que Musk completara su compra.

Para lograr el loable objetivo de Musk, se debe establecer una distinción entre el discurso que apela a la razón y la evidencia, o busca ampliar nuestra empatía y comprensión, en un esfuerzo por persuadirnos de que cambiemos de opinión, y el discurso que busca vilipendiar a otros y agitar despertar el odio contra ellos.

Musk puede haberse dado cuenta de esto. Después de hacerse cargo de la empresa, tuiteó sobre la formación de un «consejo de moderación de contenido con puntos de vista muy diversos» y dijo que la empresa no tomaría «decisiones importantes de contenido o restablecimientos de cuentas» hasta que «ese consejo se reúna». Una cuestión que debe considerar dicho organismo es si Twitter debería proporcionar una plataforma a alguien que defiende un estatus social subordinado para las mujeres y aboga por la pena de muerte por expresiones que su religión considera blasfemias.

El control de una plataforma como Twitter ha puesto un gran poder, y por lo tanto una gran responsabilidad, en manos de un solo individuo. Mucho dependerá de Musk, y de los miembros del consejo de moderación de contenido que designe, para ejercer bien esa responsabilidad.

* Publicado con autorización de Project Syndicate.

**Peter Singer es profesor de Bioética en la Universidad de Princeton y profesor laureado en la Universidad de Melbourne. Algunos de sus libros son: ‘Ética práctica’, ‘The Most Good You Can Do’ (‘El mayor bien que puede hacerse’), ‘Un solo mundo’ y ‘Ethics in the Real World’ (‘La ética en el mundo real’).

****Copyright: Project Syndicate, 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a Bandalos magazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *